Asideros del abismo

Asideros del abismo
Robert Crumb

domingo, 28 de noviembre de 2010

Logomancia


Logomancia

Será en el hospital, tranquilamente;
cansado de vivir, por propia mano;
tras negligencia de un mal cirujano,
o víctima de un trágico accidente.

Será tras un periplo decadente,
será cuando empezaba a estar más sano;
y al terminar y ya no ser humano
¿será como volverse efervescente?

Será, aunque sin saber cómo ni cuando,
un qué distinto a todas las teorías
que pueda elaborar la metafísica:

los cientos de poemas en que ando
perdiendo el tiempo con alegorías
de tono envanecido y rima tísica.

sábado, 27 de noviembre de 2010

No importa


No importa

Por mí ya puedes dar con todo al traste:
prenderle fuego a cartas y poemas
que te escribió engañado aquel estúpido
que un día fui y que entonces te adoraba.

Por mí puedes también abrir el dique
para que el agua inunde los recuerdos,
lanzar por un barranco mis regalos:
la verdadera causa de mi ruina.

Por tí he perdido lo que me quedaba,
lo poco que rodó camal abajo
cayendo del bolsillo agujereado.

Por tí, por mi imprudencia y tus encantos.
Por mí como si mueles mi osamenta.
Por mí no hay Dios que pueda ya hacer nada.

martes, 23 de noviembre de 2010

En torno a la alegría


En torno a la alegría

También hay que escribir en torno a la alegría,
en torno a las veladas regadas con buen vino,
en torno a que devuelva intacta tu cartera
cargada de billetes cualquier desconocido.

¡Qué fácil revolcarte como un Gilito inverso
lanzándose en picado -audaz salto del ángel
caído, deslumbrando con postiza belleza-
por todas las miserias que a todos nos envuelven!

Quisiera ser poeta en serio -de los buenos-,
saber plasmar la épica que irradian los instantes
fugaces, perdurables -perenne huella ingrávida-:

aquellos que consiguen que merezca la pena
la vida -ese guión de película mala
que separa dos fechas en el mármol inscritas.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Frío


Frío

Se me ha incrustado el frío entre los huesos,
la médula parece al arrecirse
que poco a poco va gelifractándolos:
me duele igual tu gélido carácter.

Te hielan el aliento esas palabras
que surgen de tu boca ya glaciales
y, pese a la polar temperatura,
pronuncias sin que el vaho las condense.

Encuentra ya acomodo en el exilio
tu corazón latiendo bajo cero
oriundo de remotas tierras árticas.

¿De que manera templo, cuánta leña,
qué radiador contra esta fiebre álgida
que envuelve las entrañas del infierno?

lunes, 15 de noviembre de 2010

Ingenuo



Ingenuo

Olvidé tres o cuatro verdades esenciales:
nadie va a agradecerte lo que den por sentado
-pasarán a exigirlo cuando empiece a faltarles-,
la vocación de mártir siempre acaba cumpliéndose,

la generosidad vuelve a estrecho orificio
gruta, pozo insaciable que te lleva a la ruina,
la confianza es semilla que se siembra con mimo
y da un fruto podrido con sabor a traición.

Olvidé todo eso aún teniéndolo claro,
sin dejar ni un momento de intuir los avisos,
desechándolos todos por seguir en camino.

Como en tantos dibujos paseaba el vacío
-gravedad anulada sin mirar hacia abajo-
y ahora un hongo de polvo se levanta del suelo.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Rosa de los vientos


Rosa de los vientos

Te viene a la cabeza sin motivo
la vez que me afirmaste que no existen
amores imposibles sino amantes
cobardes, cautos, acomodaticios.

Te pica algún recuerdo traicionero
y evitas recurrir a la nostalgia:
carcoma metastásica que roe
las vigas temblorosas del presente.

Quisieras estudiar cartografía
mental y emocional para sentirte
tranquila en este angosto laberinto.

Ud se encuentra aquí señalaría
el mapa que te ofrece la salida
a la isla inconquistada en que te agostas:

mi firma como rosa de los vientos.

martes, 9 de noviembre de 2010

Qué sabe nadie


Qué sabe nadie

Me dicen que eres mala y a las pruebas
palpables y ostentosas se remiten
los dos o tres amigos que aún me quedan,
el núcleo familiar que me soporta.

Me piden por mi bien que abra los ojos
-que duerma con palillos en los párpados-
y esgrimen argumentos convincentes
que ruedan y que caen en saco roto.

'Malvada' diagnostican, les amparan
la ciencia, la implacable matemática
y yo me agarro al dogma de la fe.

Serás ladina aunque también hermosa
-si bien esto no hay nadie que lo niegue-,
inexpliclablemente tierna a baja guardia,

capaz de amar a un ser de mi calaña.

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cielo (Soneto para dos interlocutores)



Cielo (Soneto para dos interlocutores)

¿Estar aquí de paso? Yo me niego.
Exijo un cielo en el que se me ofrezca
la recompensa por la que merezca
la pena este calvario en el que brego.


Me pido un incesante olor a espliego,
que todo el que haya allí se te parezca,
que sea al despertar cuando amanezca,
hacerme con tus dobles mujeriego.

Así que, Dios, no te hagas más el sordo,
no te espero con barba, viejo y gordo:
el día en que me acojas quiero a un hombre

que a mi incredulidad vencida asombre,
capaz de resarcir todo suplicio
y que transforme en seda este cilicio.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Sonrisa indestructible desafía al abismo


Sonrisa indestructible desafía al abismo

No quiero que te abrumen mis problemas,
mi obtusa inclinación a los tormentos,
mi vértigo imantado a los abismos,
las ganas de vivir que nunca encuentro.

Tampoco ver la cara que te muestro
-e imploro tu perdón: no tengo otra-
calcada en las facciones de tu rostro
las veces en que intentas comprenderme.

¿De qué le sirve a un ciego que se apaguen
farolas y bombillas, candelabros;
echar insecticida a las luciérnagas?

Exprímete la vida y bebe el zumo.
Broncea al sol el blanco de tus dientes.
Contágiame esta noche cuando vuelvas

por transmisión venérea tu entusiasmo.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Perdón agazapado


Perdón agazapado

Será que ha vuelto el frío de repente:
nos ha cogido así, medio desnudos,
sin tiempo de alcanzar nuestros escudos
y resistir su asedio persistente.

Será que no te borro de mi mente:
que no sirven volúmenes sesudos
de hipnosis, que ni empeños testarudos.
Será que sigo igual y es diferente.

El caso es que ando un poco pensativo
-será porque anochece antes de hora
sera porque hoy es lunes y festivo-

y espero que me creas si te digo
que no puedo olvidarte y sin demora
te pongo -si levantas tu castigo-

tu ausencia -mi inquilino- de testigo.